Navegar sobre el río de lava ardiente sin abrasar mis propios sentimientos ni ahogarme en ellos...
Posted by Frank Spoiler 13:31:00 40 comments


Han pasado cinco años “cinco años huyendo”. Recibiendo palos, redistribuidos todos ellos por cada poro de mi piel. Pero, antes había sido peor; cuando era él, quien me pegaba y maltrataba, por eso huí, una noche cualquiera, en la cual tuve (al fin) valor para escapar, huir de esa mala bestia. Dicen, los que le conocen; que aún me busca y que ha prometido marcarme la cara «cómo si no tuviera ya sus huellas impresas a fuego sobre mi, antaño, satinada y fina piel de mujer lozana y hermosa». Claro que, ya no, a mis “solo” veinticinco años, mi piel era ya un pedazo de cuero ajado y agrietado por mil lugares diferentes. Cinco duros y angustiosos años desde que me decidí por la vida, desde que rompí con una vida aborregada, dócil y sumisa y me embarqué en lo que, a día de hoy, es mi autentica vida...
Me busca... bien, es hora de acabar con la huida, hora de arrancar por fin de mi pasado esa cruel imagen del miedo, del horror vivido y padecido.
Entré en aquel bar, “hacía cinco años que no entraba”, pero estaba igual, nada había cambiado allí, hasta sus clientes eran los mismos, borrachos, mugrientos y asquerosos. Me apoyé en la barra y pedí una botella de ginebra, que me puso el gordo y seboso barman sin rechistar.

Sin destapar la botella me giré y eché un vistazo al apestoso bar. Lo vi al instante en aquella mesa esquinera del bar, la misma, “donde tantas noches él me había humillado llamándome inútil o perra infiel”, y allí mismo, delante de sus “amigos”, tan vacíos e imbéciles como él, me había marcado a hostias la cara, sin importarle humillarme delante de aquella pandilla de borrachos.
Esta vez iba a ser “diferente”. Cinco años de luchas en la calle dan para mucho, las calles eran una selva pero yo no era ya una simple “Jane”.

Se levantó al verme con parsimonia, con esa seguridad y sonrisa despreciativa que tuvo siempre en su carnosa boca «la que antaño, sí, me derretía y me volvía loca». Rodeó la esquina de la mesa y se plantó ante mí. Extendió la mano izquierda y me levantó la barbilla. Justo el instante en que yo elegí para agarrarle con fuerza su mano, retorcérsela con con violencia, obligándole a agacharse de rodillas, al tiempo que cogía la botella de ginebra y se la estrellaba en su ampulosa y asquerosa cabeza rompiéndosela en dos partes. No en vano yo era en la actualidad la nueva “tarzán” de esa selva en la que se habían convertido las calles. Yo, era una luchadora invencible, con más de cincuenta “peleas” ganadas a pie de calle. Claro que eso él no lo supo nunca. Salí del bar tan campante como había entrado. No, ya no tenía miedo ni volvería a tenerlo jamás...





40 comentarios:

  1. Me molan mucho estas payas, no ya femme fatale, malotas de verdad (como mi Less). Aunque en el caso de la tuya no haya sido sólo la vida la que la haya moldeado a golpes.
    Genial historia, compañero, me ha alegrado el remate final de ella a él... :)
    Un saludo y seguimos leyendonos por estos lares!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Ramón, amigo, me gusta que te haya gustado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. A las chicas siempre nos vienen bien las historias de una Guerrera Vengadora jajajaja. Muy bueno, felicidades Frank!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantó que lo apreciaras Patricia. Muchas gracias!!

      Eliminar
  4. Jejeje! Cómo me molan las venganzas! Y esta es de las buenas! Felicidades Frank, me ha gustado mucho tu Jane guerrera ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya imaginaba que a las chicas os iba a encantar. Ja,ja,ja,ja,ja ¡Gracias Ángela!

      Eliminar
  5. Mujer luchadora, harta y cansada de huir, poniendo un gran punto y final

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Myriam, pensé en tantas mujeres maltratadas y pensé; "¿por qué no una que por fin pueda vengarse por todas ellas? y dicho y hecho. Gracias por pasarte por mi blog. Saludos.

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Mi querido Frank, tocas un tema que me llega al alma porque lo he trabajado icensamentea en este Mèxico donde la violencia machista parece no tener fin, aderezada en los ùltomos años con un icreìble crecimiento de la trata. .No sabes como admiro y valoro a los hombres que solidariamente toman la bandera de la denuncia de este flagelo que cuesta cientos de vidas femeninas cada año en distintas partesdel mundo. Làstima que a veces la mujer, endurecida por los golpes y por la absoluta falta de apoyo, termina tomando la ley en sus manos.
    Tristemete hermoso tu relato.
    Un abrazo
    ResponderEliminar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida amiga, aunque puedas no creerlo, soy mucho más feminista que muchas mujeres (será también porque soy hijo de una mujer maltratada). Y odio cualquier género de maltrato. Conozco también lo que pasa en México por amigas que son de allá y, sinceramente, compadezco a todas por los indiferentes gobernantes que tenéis allí y por la escasa ayuda que recibís de todos ellos. Un abrazo y ¡muchos ánimos y a seguir luchando por lo que tanto os merecéis!!

      Eliminar
  8. Saludos Frank:
    En primer lugar, siento decirte que los 3 relatos que he leído esta mañana contienen una gran dosis de violencia, cosa que aborrezco profundamente, así que no sé si seré objetiva en mi comentario. Pero voy a intentarlo.
    En cuanto al hecho de que sea una revancha, dar su merecido a un asqueroso maltratador, pues mira, no me parece tan horrible. Perdona, creo que estoy siendo algo hipócrita.
    Lo cierto es que me gusta cómo escribes y me ha gustado leerte.
    Encantada de compartir juego. Espero que nos sigamos leyendo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente no es "una revancha" es "ella o él" pues él no la iba a dejar en paz hasta que no acabara con ella (como cualquier maltratador, solo que, en este caso la víctima acaba siendo él ¿ya era hora no?). Yo lo llamaría "defensa personal". Y sí, cualquier tipo de violencia es rechazable. Muchas gracias Mary por tus buenas palabras hacia mi relato. Besos.

      Eliminar
  9. Muy bien, Frank!!!! Casi me he sentido como tu Jane-Tarzan y me ha gustado la comparación con la peli, selva-calle y todo lo demás. También me ha gustado el relato y cómo está escrito. Así que "CHAPEAU" maestro.

    Un abrazo muy fuerte.
    PD. En mi opinión tendría que haber muchas mas Jane-Tarzán por la vida. Lástima que por genética no todas puedan defenderse de la misma forma aunque lo intenten.

    ResponderEliminar
  10. Estoy de acuerdo contigo amigo mío, faltan más "Jane-tarzán" ojala y vayan tomando ejemplo y acaben con toda esa escoria que se hacen llamar así mismos "hombres". (Me refiero a los malos claro). Un abrazo y muchas gracias!!

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno... me gustó!
    Me hizo acordar a la película con Jennifer Lopez "Enough" ...felicitaciones!

    ResponderEliminar
  12. YEEEEEHAAAA!!!! Me ha encantado Frank!!! Tipa dura!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias compichuela!!! ¡Un abrazucu inmenso!!

      Eliminar
  13. La venganza se sirve fría...
    No creo que la solución sea tomarse la justicia por la mano, pero no seré hipócrita. Reconozco que más de una vez he pensado que si estuviera en el lugar de la víctima reaccionaría con violencia... pero supongo que no lo sabes hasta que te pasa y no quiero saberlo!!
    Me ha gustado mucho!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La violencia jamás es una opción, sin embargo, no siempre nos dan otras opciones ¿no crees? Un abrazo corazón y muchas gracias!

      Eliminar
    2. Cierto!! Estoy en contra de la violencia y la opción debería ser la justicia, pero...

      Eliminar
    3. Pues lo tienes muy difícil, sobre todo mientras gobierne el PP ja,ja,ja,ja,ja

      Eliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Ahí está, mi heroína en acción!! Cuantas desgracias se evitarían si hubiese más "Jane" vengadoras, más de uno se lo pensaría antes de humillar a nadie. Buen relato hermosillo!! Qué bien se te dan los héroes!!!
    ! Me ha gustado mucho, está muy bien escrito. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que sí, no sabes la rabia que me da cuando leo o escucho que han maltratado o matado a una mujer.... me come la rabia y me gustaría estrangularlos a todos... muchas gracias hermosilla. Besos.

      Eliminar
  16. Esta vez sí viene un final predecible pero con el dulce dulce sabor de la justa venganza. Relato contundente y muy bien llevado. Un placer Frank! Un placer!

    ResponderEliminar
  17. Me halaga que te guste Thebluemonster. Un abrazo y muchas gracias!!

    ResponderEliminar
  18. Guau, Frank, vaya mujer!, tenian que ser asi todas las pobres que sufren malos tratos. Una amiga mia los padeció hasta que tuvo el valor de separarse. Siemore te digo que escribes muy bien y tu apoyo a las mujeres, me encanta. Lo comparto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo no me canso de desear que las mujeres maltratadas se alcen en armas y les den una soberbia paliza a esos malditos cobardes y los devuelvan de donde nunca tuvieron que salir ¡del infierno! Muchas gracias Mercedes, ojala y se levantaran y fuesen todas como mi protagonista. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  19. Bien!! Puso ovarios y le dio duro ajajaj
    Una pena que sea parte de la vida real de tantas mujeres que son maltratadas y no todas, tienen ese coraje y valor para enfrentarlos.
    Como siempre, un placer leerte amigo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad que no, Kary, solo una ínfima parte se atreven a denunciar, aunque muchas veces ¿para qué? si ni siquiera les basta para salvarse... la ley sigue siendo muy injusta y no las defiende lo suficiente. Un fuerte abrazo y muchas gracias!!

      Eliminar
    2. Cierto, es verdad, y da mucha rabia. Siempre la ley es injusta...
      Un abrazo!!

      Eliminar
    3. Muchos abrazos también para ti Kary. Muacksssss

      Eliminar
  20. Un muy buen relato, +Frank, cuya violencia nace desde el fondo de las tripas de su protagonista. Has transmitido muy bien la dureza de su vida.
    Y... por cierto, me apunto a la siguiente frase, en septiembre. Hasta entonces, nos seguimos leyendo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sandra!! (Y te esperamos para la siguiente). Un abrazo.

      Eliminar
  21. La madre del cordero!!! Eso, eso, aplausos!!! Así tendríamos más trabajo pero menos mujeres apalizadas cuando se corra la voz y se ponga de moda las Jane-Tarzán. Voy a empezar a sugerirlo. Es broma, pero interiormente no puedo dejar de reconocer que tiene cierto atractivo esta venganza por la cantidad de dolor y humillación de años que esos cobardes hacen pasar a sus mujeres. No te lo puedes ni imaginar hasta qué punto se ven degradadas.

    Un abrazo muy fuerte. Cielos!! Hoy no sé cuántos abrazos te habré dado hoy ya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo no imaginarlo Isabel? mi madre fue una de ellas... conozco muy bien el maltrato, demasiado bien... un abrazo y muchas gracias guapísima!!

      Eliminar
  22. Gracias Frank por tratar este tema... es escabroso y duro; siempre con humor se consigue casi todo, con humor y entereza, así que creo que es una piedrecita màs, una luz que se enciende, y que puede ayudar a cualquier persona que se encuentre en tal mala situación, en especial a las mujeres. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojala Inma y los jueces (y la ley en general) tomaran mucho más en serio el asunto y encerraran a estos energúmenos de por vida. Un abrazo grande corazón.

      Eliminar

Lector, si entras se agradecen los comentarios, eso sí, siempre con respeto, como yo los responderé. Muchas gracias por pasar por aquí.