Navegar sobre el río de lava ardiente sin abrasar mis propios sentimientos ni ahogarme en ellos...
Posted by Frank Spoiler in , , , , , | 17:58:00

“Cojo” (sus amigos le pusieron ese mote porque decían que tenía tres piernas, la tercera, solo un poco más corta que las otras dos) resopló del esfuerzo, trece escalones seguidos eran mucho esfuerzo para él. Se detuvo en el catorce y se agarró los riñones con esfuerzo, estaba muy fatigado. Su rostro era un amasijo de grasa desplazada por doquier, como una magdalena a la que se la hubiese estrujado con violencia con los dedos de una mano. La pelea fue terrible y el pobre, jamás pensó que pudiera salir vivo de ella. ¡Por favor! — se decía jadeando — “peso ciento cincuenta kilos” ¿Cómo me iba a creer que los iba a vencer con esa enorme facilidad?
Eran tres asaltantes y, ni se percató que lo seguían desde que abandonó el cajero, donde había entrado a sacar su mísera nómina de cuatrocientos euros, hasta que no había subido ya diecinueve peldaños de aquella escalera infernal que le llevaba a diario su paseo matinal en dirección a casa. Su idea era robarle, eso lo tenía muy claro “Cojo” y dejarle sin su mugrienta paga (y daba gracias a que la tenía).

“Cojo” sonrío con esfuerzo, por el dolor que le provocaba las magulladuras de su cara, la piel rasgada y la sangre seca, le daban un aspecto asqueroso.

«Que poco habían llegado a imaginar aquellos tres facinerosos que un gordo grasiento y fofo como él los iba a vencer de aquella “particular” manera; perdiendo pie, del susto, y cayéndoles encima a los tres y dejarlos, al final de la escalera, hechos fosfatina. Claro que, peor quedó él que aún le quedaban seis peldaños para volver arriba y el esfuerzo estaba siendo agotador». Fin.