Navegar sobre el río de lava ardiente sin abrasar mis propios sentimientos ni ahogarme en ellos...
Posted by Frank Spoiler 13:19:00


Aquella navidad… cuando me lo dijo, el silencio lo invadió todo, «todo lo que no fuera el sonido del latir desesperado de mi corazón». ―Estaba muerto―. Mi alma murió en ese mismo instante. «No, no podía ser, se me iba… ¡Dios, se me iba! ¿Qué sería de mí ahora?».
Mis pensamientos, eran los únicos vivos, (el corazón, como un motor sin alma, seguía rugiendo).
Veintiún años… ¡tenía toda una vida por delante! ¿Y ahora qué...? ¿se acababa…? ¿Por qué tenía que ser así? ¿Qué mal hizo ella para merecer ese precoz final? 
Las lágrimas me ganaron la batalla y resbalaron silenciosamente, cayendo una tras otra sobre lo único que guardaba de ella, sus letras. Y hasta éstas, poco a poco se fueron diluyendo, quedando borrosas, ahogadas por ellas… Me maldije una y mil veces. No llegaba a comprender el porqué del destino que nos llevó a conocernos y, sin embargo ahora… se reía así de injusto de nosotros.

No diré que yo no lo mereciera, no, pero, ¿ella? ella no se merecía la muerte... era tan joven y me había dado tanto y bueno… me maldije una vez más. Iba a morir… sola. Sin un beso mío, una mirada, una caricia o un te quiero, dicho suavemente en su oído con amor.