Navegar sobre el río de lava ardiente sin abrasar mis propios sentimientos ni ahogarme en ellos...
Posted by Frank Spoiler 9:50:00

Como fruta madura...
Así me devuelve la imagen el espejo, tan madura ya que, a poco, se pudre.
― ¡Amor! ¿Qué haces? ― La voz de mi esposa me sacó del trance.
― No es nada, amor, solo quiero estar guapo para ti ―. Le dije para que se quedara tranquila.
Desde la entrada a la habitación pude contemplar a placer la belleza espléndida de mi esposa. ¡Qué maravilla de juventud!  Nunca podré entender qué vio en este ser espantoso que contemplé en el espejo. Estos ojos, de «color mierda», apenas visibles por la oronda capa de grasa que cubren sus parpados,  sin brillo. Si continúo por mí grasiento rostro, sólo veo arrugas y surcos y, mucha grasa… bajar la vista por mi cuello, es ver mi pecho que, ya no esconde la decadencia. ¡Qué asco! Lo que debería de ser unas simples “tetillas” son dos enormes pechos, flácidos como los de una mujer de ochenta años, caídos a lo largo de mi enorme barriga, inflada a lo largo de años de abusos por los dulces y las grasas animales…
― Cielo, Ven a la cama, «te necesito… estoy caliente». La miré, estaba de espaldas, ligeramente tapada con la sábana y estirándose como una gata, estaba tan sensual y sexy con su cabello rubio revuelto y su piel morena perfectamente bien hidratada.
Respiré fuerte, era hora de volver a la “normalidad”. Volví la cabeza y me eché un nuevo vistazo en el espejo… No había monstruo.

Siempre que ella me llamaba salía la «bestia, que vivía en mi interior» y el monstruo, huía como un cobarde.
No, no volví a mirarme al espejo...