Navegar sobre el río de lava ardiente sin abrasar mis propios sentimientos ni ahogarme en ellos...
Posted by Frank Spoiler 21:16:00


· 

 


Tierra calcinada, grietas que ondean por doquier… murallas derribadas, llantos y lágrimas de aquellos que todo lo han perdido y sus gritos lastimeros nos  arañan la piel y se clavan en nuestras almas. Muerte, destrucción, devastación allá por donde tus ojos quieran ver…
El día después fue terrorífico, niños y niñas sin padres, padres sin hijos, familiares y amigos arañando los escombros donde antes estuvieron sus casas esperando encontrar a sus seres queridos con vida o en el peor de los casos, recuperar sus cuerpos sin vida para darles digna despedida y sepultura. La solidaridad del mundo, gente de todas las clases sociales aportando su granito de arena, algunos, sus manos, otros, sus conocimientos y su buena disposición y fe… Muchos más, rebuscándose en sus esquilmados bolsillos algún que otro euro arañado de sus escuálidas arcas, demasiado esquilmadas por gobiernos y políticos corruptos y mafias de ladrones. Hoy lloramos por ti, Nepal, por vuestros hijos muertos, por los que todo lo han perdido y por los que aún siguen sufriendo.
Sí, Hoy le tocó al Nepal, (hasta ahora mismo, 5.500 muertos, «se estima que podrían llegar a 11.000» y más de 11.000 heridos. Más de 2.800.000 desplazados en una población de 28 millones de habitantes. 39 de los 75 distritos que existen en el Himalaya, el seísmo destruyó unas 70.000 casas y otras 530.000 resultaron dañadas).

Pero antes también fueron otros; Tsunami del índico, «2004» (230.000 muertos), Huracán Katrina, «2005» (1836 personas muertas),  terremoto de China «2008» (87.587 personas muertas), terremoto Haití «2010» (entre 150.000 a 250.000 muertos), terremoto de Chile «2010» (516 personas perdieron la vida), terremoto y tsunami de Japón «2011» (15.000 muertos), o el tifón Haiyán «2013» (6.000 muertos).  La naturaleza se está tomando su justa  venganza y nos grita desde sus  doloridas tripas y sus profundas razones  que no aguanta más.
Un padre sostiene a su hijo herido mientras son evacuados a Katmandú.

Desde aquí mis dolorosas condolencias a tantas y tantas víctimas inocentes y a sus familiares y amigos. Que allá donde quiera que estén sus almas descansen en paz.