Navegar sobre el río de lava ardiente sin abrasar mis propios sentimientos ni ahogarme en ellos...
Posted by Frank Spoiler 12:08:00
Resultado de imagen de Nacimientos en el campo en blanco y negro



«09/04/1961».

Hoy, nueve de abril del año 1961, pardaleras, un barrio humilde de la periferia de Badajoz España. Acabo de nacer. Sé que los seres humanos, «si pudieran leer este resumen de mi vida», les sería harto difícil de aceptar o entender esta realidad pero, es la verdad, soy plenamente consciente. Claro que, todo tiene una explicación; soy un alienígena. Mis creadores eligieron al azar a una pareja de mortales humanos a quienes intercambiaron su retoño recién nacido conmigo. Tampoco nací aquí, no, soy un experimento de laboratorio creado por unas mentes privilegiadas pero, maquiavélicas, para un solo fin, estudiar el comportamiento humano, sus reacciones ante las adversidades, como los dolores físicos o mentales, su capacidad para sintetizar sus relaciones copulativas o sentimentales. Sus miedos, fobias, manías. En definitiva, queremos conocer qué son capaces de hacer o dónde pondrán sus límites a la hora de alcanzar sus objetivos o metas. Me salto aquí mis primeros minutos, días, meses o años como humano. No difieren mucho de la vida de cualquier otro ser vivíparo, mamífero y omnívoro.

Resultado de imagen de niños de siete u ocho años en blanco y negro


“Son las 15:30 del jueves día 18 de julio del año 1969”.
La vida de los mortales a los ocho años es tremendamente aburrida y anodina, se pasan el día jugando a lo que ellos llaman “indios”, «al parecer una especie que habita o habitaba un continente llamado América y que a estos subdesarrollados especímenes no parece serles muy simpáticos ya que siempre hay unos que hacen de “buenos”, los vaqueros les llaman, y otros que hacen de indios, y que van de malos, y acaban siempre muriendo, aunque sea, como ellos dicen, “de mentirijillas”». En mi calidad de observador me integro sin mayores problemas en sus juegos y voy asimilando conocimientos sin levantar sospechas.

Resultado de imagen de black & white photography face




“Lunes, son las 22:27 horas del día 24 de septiembre de 1973” Cataluña España.


Por motivos económicos y de trabajo, el patriarca nos ha trasladado a todos a una nueva comunidad o provincia, se llama Cataluña. Del mismo país España. ¿Motivos? Al parecer, «mejoras salariales y, por consiguiente, de vida». Y tiene que ser verdad porque, mientras en aquella casa apenas había para comer, en esta nueva situación tenemos de todo, no nos falta de nada, es más creo que hasta sobra para tirar. Mi madre “postiza” es muy buena mujer, muy trabajadora y amante de sus hijos pero, un desastre como administradora. Tengo doce años, convivo con mis padres postizos y además con siete hermanos, dos varones y cinco hembras más y, estoy integrado totalmente.



“Lunes, 17 de abril de 1976, 13:17 horas”.

Resultado de imagen de obesos de 14  15 años en blanco y negro


Hoy he cumplido 15 años. Es horroroso, mi cuerpo aparece deformado, soy un monstruo. Siento asco no quiero estar aquí… ¡me ahogo! Todos me miran y me insisten en que apague las 15 velas, las que permanecen encendidas encima de una masa de bizcocho y nata, esperando, en una danza grotesca, mi soplido. No pude, hui, estuve toda la tarde escondido bajo la cama donde dormía. No importó, mis hermanos acabaron con la tarta en un santiamén (ya hablo y escribo como ellos) y no les culpo, por la pinta que tenía debía de estar deliciosa.

“Jueves 26 de mayo de 1982, Doce del mediodía”.
 Resultado de imagen de obesos de 21 años en blanco y negro
Tengo 21 años y el cuerpo tan hinchado y deforme que ni para cumplir con el servicio militar me quieren. Según el informe: soy un inútil total. Acabo de llegar del examen médico. Me siento fatal. ¿Será esto parte del experimento? ¿Será por eso que mi padre no para de repetirme que “no valgo para nada”? Estoy preocupado ¿estaré volviéndome… humano?


“Jueves 19 de septiembre de 1985, seis de la mañana”.
 Resultado de imagen de Joven varón de 24 años frente al espejo
Hoy lo vi a él, “mi sosías”, estaba frente a mí, en el espejo,  y observé que se ponía a temblar al reconocerme, ahora sí,  me veía como era en realidad, bueno, más bien, “se estaba viendo así mismo”. Desde el espejo, le hablé con tranquilidad y le dije cosas que lo dejaron sin aliento.
«Deja ya de temblar, Alonso,  por fin descubres lo que siempre sospechaste, lo que tantas veces intuiste.  Tenías razón,  no eres humano. Lo miré a los ojos, inflexibles a su asombro y continué diciendo. Tan solo eres una prolongación de mí mismo y de mis pensamientos. ¿Ya no te acuerdas cuando le contabas a tus amigos que no eras de aquí, que eras un extraterrestre venido, de no se sabía dónde? ¿Cuantas veces contaste la misma historia a quienes querían escucharla y  que tú creías que era parte de tú imaginación, como un juego?».
La situación que viví después de pronunciar aquellas pocas palabras fue de todo menos normal, sencillamente, desaparecí, me evaporé como humo empujado por el viento. Durante años estuve ausente, bueno, estar, estaba, pero, no de manera consciente. Alonso tomó el mando y se embarcó en noches de fiesta sin fin, con mucho alcohol, juego y chicas, muchas mujeres pasaron por sus manos, mujeres que le dejaron huella y no precisamente buenas. Se casó, tuvo hijos, fue feliz, se divorció y hasta escribió y publicó algunos relatillos, alguna novela y otros tantos poemarios.
No puedo explicar cómo volví. Simplemente, hoy martes, a 22 de noviembre del año 2016, a las 09:38 horas de la mañana y con cincuenta y cinco años, sigo aquí, en la tierra, esperando a que mis creadores vengan a por mí. Fin.


Relato para la actividad número 11 del taller literario FlemingLab del grande Juan Re Crivello.